miércoles, 23 de febrero de 2011

ENTRE-MESES



"¿Oye, vamos a dar una vuelta y echamos un ratico de charla? - Vale, recógeme en dos minutos."

Y así un martes cualquiera de un febrero cualquiera de un año cualquiera dos "conocidos" se suben a echar unas risas mientras escuchan "SERGIO DALMA" en RNE3 y observan impresionados como las gigantescas oleadas de grajos y derivados se van meciendo con el viento de los altos tajos, y posándose de golpe sobre los árboles pelados como adornos de navidad.



Alcalá la Real tiene miles de rincones donde perderse, pensar, maravillarse con las vistas, la flora, la fauna, el silencio, las puestas de sol, donde tomarse tranquilamente una cerveza con un amigo (o dos), donde correr, pasear y enamorarse; en fin... tenemos un enclave geográfico privilegiado aún, para muchos por descubrir.




1 comentario:

Diana Rouge dijo...

...puf! que precioso post...
y que razón tienes...

Alcala tiene sitios maravillosos, maravillosísimos...

Ya pronto llegan los vencejos...iremos a verlos planear y perderse inconscientes desde alguno de esos maravillosos sitios...

Abrazo!