miércoles, 22 de marzo de 2017

En mi infinito no sopla el viento.


Ahuyentemos el tiempo, amor, que ya no exista;
esos minutos largos que desfilan pesados
cuando no estás conmigo
y estás en todas partes sin estar pero estando.
(Gioconda Belli. Poetisa escritora nicaragüense)























Pasé todas las tardes de aquel otoño mirando el globo terráqueo gigante que había en el despacho de mi abuelo materno. Allí, mientras leía páginas sueltas de cualquiera de los cientos de libros que rodeaban aquel sabio rincón, me obsesionaba con la distancia. Tan solo un pequeño giro en aquella bola de colores marronzuscos, de los de antes, y llegabas a Whangarei (Nueva Zelanda).
-¿Pero cómo podía tener la tan mala suerte de que el amor más puro y real que haya sentido nunca por nadie, fuera nombrado jefe de psiquiatría del nuevo hospital comarcal de Whangarey?  ¡Whangarei, joder! si es que un poco más lejos y tienen que inventar otro mapamundi para que aparezca. Un día y unas cuantas horas más, en avión, para llegar; unos mil setecientos euros, mínimo, el vuelo.

Acabando el último año de fisioterapia, mis compañeros de promoción comenzaron a hablar sobre donde se irían de vacaciones para desconectar del último apretón, y como merecida recompensa; yo lo tenía muy claro. Había visto una casa rural por la zona de Cangas de Onís (Asturias), cercana al Río Sella, con infinitas posibilidades para pasar dos semanas de desconexión, deportes de aventura propios del lugar; correr, bici, leer, beber buen vino y, por qué no, darle algún pellizco en el culo a algún guapo del lugar que se me pusiera por delante. Llevaba ya tiempecillo sin soltarme la melena y lo que hiciera falta. Casa Rural los Castaños, se llamaba el sitio elegido. Estaba junto a la desembocadura de un pequeño arroyo hacía el gran Río Sella. Y no muy lejos de allí había un par de escuelas de piragüismo. Nada más llegar, soltar los bártulos y ver la habitación, alquilé una bici, en la misma casa rural, para todas las vacaciones y fui a apuntarme a clases de piragüismo. Serían todos los días durante mi estancia de 10:30 a 12:30  de la mañana. Elegí la opción de particulares, ya que me gastaba la pasta, que las clases fueran personalizadas.
A la mañana siguiente, en la escuela de piragüismo, alguien me puso la mano en el hombro.
- ¿Eres Míriam? Soy Eolo; tu monitor de piragüismo.
Me giré y, en ese mismo instante, aparte de notar como se me iban encendiendo las mejillas como si fuera una quinceañera tras recibir su primer gran beso, supe que iban a ser 14 días inolvidables.
Eolo no paró de hablar durante unos 10 minutos de en lo qué iban a consistir las clases; lo que queríamos conseguir y en lo mucho que se notan los progresos durante dos semanas de piragüismo, y mi mente no hacía otro cosa que extrapolar y extrapolar sus palabras. 
Y así, el inicio del verano, mi relax total en todos los sentidos, y mis ganas de disfrutar sin explicaciones durante mis merecidas vacaciones, hicieron el resto. El segundo día de clases, tomamos dos cervezas, en el bar del mismo club de piragüismo, y el tercer día ya me invitó a cenar en el restaurante, si se lo podía llamar así, de una anciana de la aldea de al lado (para mi que era la propia casa de la señora y que ésta hacía de comer según la ibas llamando por teléfono sobre la marcha unas horas antes). No recuerdo bien el nombre del pescadaco que me sirvió la buena señora sobre una piedra, que hacía de plato, pero lo que si recuerdo, sería el momento; la compañía o las cuatro copas de vino que nos soplamos cada uno, es que quería que el tiempo respirara a cámara lenta, suave, sin sobre saltos. Dejando que aquella noche los dos nos conociéramos sin apenas intercambiar palabras. Me llevó hasta la casa rural donde me alojaba, y yo fui la que le ofreció seguir bebiendo vino en mi habitación. 
Él se marchó temprano, sin despertarme, y yo... Bueno yo, aquel día en el club de piragüismo, mi resaca se entremezclaba con la cara de prota de “love story” que tuve durante todo el día. Empezando el descenso, aquella mañana, le pedí que me hablara un poco de su vida, así yo me relajaba un poco, me concentraba en esquivar piedras y sortear tramos rápidos y en no vomitar vino por todo el Sella. Ese día fue cuando descubrí que aquel monitor de piragüismo, en verdad, y a su corta edad, tenía ya un renombre en el mundillo de la psiquiatría, sobre todo por el norte de España. Eolo estaba de mes de vacaciones, y las pasaba en su gran pasión, desde pequeño, haciendo piragüismo y enseñando a nuevos piragüistas lo maravilloso de aquel fantástico deporte. 
Pasamos el resto de las vacaciones juntos. Bombeando adrenalina a cada descenso de la mañana y bombeando pasión el resto del día. Me escuchaba, me miraba; me tocaba con la yema de sus dedos, cada centímetro de mi cuerpo, como un escáner intentando almacenar cada dato que analiza en su memoria. Cada noche, acabábamos con unos minutos de silencio, pensando cada uno (eso creía yo al menos) en qué pasaría al acabar aquellas dos semanas. Lo nuestro era ya “algo” y algo muy fuerte, como para no pararse a escucharlo.

Había pasado ya un año de aquello, conseguí entre prácticas en hospitales, clases de osteopatía; y quedadas con las amigas, que Eolo no fuera mi obsesión diaria, pero la verdad que raro era el día que no pensaba en la dichosa Nueva Zelanda. Salí y gasté muy poco durante ese año, ta solo estuve las fiestas infaltables; feria local, y navidad. El resto del año lo pasé intentando meter un billete de diez euros cada día en una caja que había sellado con cinta aislante y en la que escribí Whangarei en grande.
El último día de prácticas, a finales de Junio, mi madre me hizo una tarta de tres chocolates, que por entonces estaban muy de moda, y juntó a merendar a mis tíos. Yo no entendía para que tanto homenaje, estaba tan solo dando pasos hacía lo que alguna vez sería algo de estabilidad en mi profesión, pero aún eran solo pasos. El caso es que nada más repartir la tarta, mi madre me dio un sobre, lo abrí y habían impreso una especie de billete de avión genérico en el que ponía: “Vuela Con Tus Sueños” y en la parte inferior derecha ponía “dame la vuelta”. Por detrás había un talón original, al portador, de 1500 €, de la cuenta conjunta que tenían todos los hermanos de mi madre. Sin exagerar creo que pase una hora entera llorando dando abrazos... Nadie tuvo que dar ni pedir explicaciones de para qué era eso. Todos sabían que esa misma noche me pondría a preparar el equipaje.

Día 5 de Julio de ese mismo año. Una taxi me lleva hacía el hospital Whangarey City, el hospital principal de la región. Allí, pregunto en información por el Dr. Eolo Martínez, y la encargada me responde con un perfecto inglés pero con acento muy extraño que allí no hay ningún Doctor Eolo Martínez; es más, me informa de que la planta de Psiquiatría tiene pendiente su inauguración para dentro de dos años. Le insisto en que mire bien, y le enseño una foto de Eolo, la señora encoge los hombros y me dice que lo siente, que nunca ha visto esa cara ni ha oído ese nombre. Al verme tan nerviosa y con las lagrimas comenzando a desfilar por mi cara, me pasa directamente con la directora del centro hospitalario, la que termina de dejar caer la guillotina de la incertidumbre sobre mi al asegurarme que ningún psiquiatra con ese nombre se ha adjuntado a ningún centro hospitalario de Nueva Zelanda en los últimos doce meses. Subo a su despacho, aquella directora que sorprendía por lo jovensísima que era para el cargo, me hace el enorme favor de ponerme en linea directamente con la embajada española, en Wellington, la capital del país. Efectivamente me informan que, ningún español a confirmado residencia laboral con ese nombre en el último año.
Allí estaba yo, sin billete de vuelta, en la otra punta del mundo, y ahogándome con la velocidad de mi propia respiración. Tras llorar discretamente durante casi una hora, en un banco de la puerta del hospital, comencé rápidamente a pensar posibles soluciones. El tema “Eolo” estaba totalmente aniquilado en aquel momento. Ya tendría tiempo tiempo de inventarme verbos similares a la palabra odiar, para la persona que me ha tenido magistralmente engañada durante todo un año. Necesitaba dinero urgente, y no podía pedírselo a mi familia. Hablé con la directora, que de nuevo tuvo la amabilidad de atenderme unos minutos, le expuse mi caso, pinchó mi pen-drive  en el portátil de la recepción y allí mismo leyó mi “resume” (así se le dice al currículum en inglés). Suerte que lo llevaba siempre en el pen-drive, en los dos idiomas, desde finales de carrera. Accedió a tenerme aquel verano, hasta finales de septiembre, como fisioterapeuta en prácticas. Pagándome el centro el alojamiento en la residencia universitaria y cobrando el salario mínimo permitido, pero al fin y al cabo cobrando. Todo estaba pasando tan deprisa que por unas horas se me apagó la llama del odio extremo hacia ese vividor de verano y todo lo que se había inventado. A saber lo que estaría inventando a otras. Ese verano subí al barco del destino que me había tocado, y aquellos meses de fisioterapeuta en prácticas en Whangarei SI cambiarían mi vida para siempre.


domingo, 12 de marzo de 2017

- ¿Cúltura? ¿A la hora del gin-tonic en el chalet de mi primo? ¡Estás loco!


Una vez más el triunfo de la lógica y la razón ha reinado entre los habitantes alcalainos, sobre todo entre "los cultos".
Llevaban todo el inicio de mes en redes sociales, prensa y web de noticias locales anunciando la presentación del libro MEMORIAS DE UN GUSANO (por Jesús Tiscar Jandra).





Me extraña a mi que ningún cultureta de los miles que hay en el pueblo; gente de letras, teatros, mentes inquietas, figuras y artistas del postureo e hipocresía en grandes dosis, no supieran del evento por alguno de los medios citados. O algún miembro de gobierno, periodista local, etc... 
El caso es que ha sido VERGONZOSO.


Ahí estaba el autor, que según acabo de leer  (aunque resulta que ya, sin saberlo, tenía un libro suyo; LA CAMARERA QUE ME ESCUPÍA EN LOS CHUPITOS DE WHISKY (Y OTROS 15 RELATOS PELLEJOS)  en varias webs, tiene ya un amplio bagaje literario en sus manos, subido en aquel escenario, con su mesa de presentaciones montada, sus libros para aquellos que luego quiera una firma del autor en su ejemplar y la editora de Ediciones RaRo sentada junto a él y NADIE, repito por si no se ha leído bien, NADIE en la presentación del libro. Unos minutos antes de que se subiera,
 y viendo lo vergonzante de la situación que se avecinaba, llamé a varios de los miembros del colectivo de relatos cortos al que pertenezco, ya habían confirmado su presencia, tan solo les metí algo más de prisa en llegar. Y así hemos conseguido ser 3 personas las que allí había. Tanto al autor, que se le notaba incomodísimo con la situación, a la editora y a los que allí estábamos, la cara y el cuerpo se nos quedó como si estuviéramos cayendo por un pozo durante unos minutos deseando pegar ya el hostión final en su fondo. Difícil de describir esa situación pues tan tan tan desoladora nunca la había vivido. Y sin mucho más que añadir, tan solo el retumbe del eco que se hacía con el vacío de las paredes en la cortísima presentación del libro, y el cosquilleo que ha dejado en los oídos de los asistentes, me pregunto: - ¿23000 habitantes locales y me dices que solo a 3 personas, que de todas formas iba a ir a tomar café esa tarde allí, les interesaba la presentación del libro? (conocer al autor, sus técnicas, lo que le mueve a escribir, las extrapolaciones de sus libros con la vida real; en definitiva su mundo) La verdad... me quedo con la satisfacción de saber que, mientras pueda y me coincidan los horarios fuera de jornada laboral, intentaré asistir a todas las presentaciones posibles. Iré porque me gusta, y porque lo veo cortés dado que la gente viene a las lecturas de relatos cortos en público "Café Y Letras" que hacemos con asiduidad los de Entre Aldonzas y Alonsos. E, insto a los amantes de la cultura (en todos sus ámbitos; esta vez han tocado libros, pero otra vez serán acústicos de castañuelas, por ejemplo) a que ACUDAN a los actos. Alcalá La Real ha sido siempre tierra de grandes personajes del mundo de la cultura y como descendientes suyos, tenemos que seguir promoviéndola y dando ejemplo.


 Hasta pronto y ¡VIVA LA LIBERTAD DE ACTUACIÓN, SIN PRESIÓN!  =  ¡Que cada uno haga lo que le salga de donde le tenga que salir... jejeje!

sábado, 11 de marzo de 2017

¡Más rápido, más fuerte, más alto!

A mi colega Jesús Lens. Llevo tiempo sin echar un buen rato de libros; cine, jazz, cervezas y tapas con él, y esta noche los dados me han transportado a todos esos minutos que VOLVERÁN.


Story Cubes, menudo invento (Gracias Clara P. por recomendarlos)

- ¿Y por qué el tal Juan Mulas ese nadaba tan rápido? -Preguntaba cada dos días Jesús, tras ver su mini peliculón de Tarzán, con el que su padre lo premiaba tras revisarle los deberes-.
 - ¡Te he dicho ya mil veces que es Johnny Weissmüller, y que te esfuerces en pronunciar bien, que el día de mañana te acordarás del idioma por donde vayas! En verdad, a pesar de ser uno de los mejores nadadores del mundo de los años 20, Jesús, eso que ves son todo trucos que hacían con la cámara para que pareciera que nadaba más rápido. 
- ¡Ya me parecía a mi! Carlos, el hijo del conserje de la facultad de filosofía y letras está preparándose con el equipo de natación de Granada, y me dijo que lo del Johnny ese de los monos era imposible. 

Mi padre era un hombre muy serio, con más letras encima que las páginas blancas de Madrid, así que sacarle un amago de sonrisa era un gran logro. Mis ansías por preguntarlo todo y nunca quedarme satisfecho con medias tintas, a veces lo conseguían. 

Los inviernos en aquella maravillosa ciudad te regeneraban la piel y las novatas ideas del mundo exterior día tras día así, entre deberes semanales, libros y nuestra maratón de películas de todo género habido y por haber de los fines de semana, pasábamos las tardes de lluvia sin necesidad alguna de acordarnos de que vivíamos rodeados de montes nevados tan llenos de diversión y aventura para el resto de mortales. Mis amigos, los que se molestaban en no chocar conmigo por los pasillos del colegio sin siquiera pedir disculpas, no paraban de hablarme de tal y cual partido de fútbol que vieron la noche de antes, de subidas a la sierra a esquiar con sus padres, del abono del Puleva Baloncesto que tenían sus familias, y demás tópicos del colegio privado que me eligieron. Pero todo eso eran motas de polvo disolviéndose por las esquinas de mi cerebro. Yo ya estaba pensando en que era viernes y comenzaba mi maratón de cine de los fines de semana. Mi padre me había conseguido una versión estadounidense de inicios de siglo, 1917, de “Jack y las Judías Mágicas”.


Jack y Las Judías Mágicas (1917)
 Alucinante, esa película me dislocó aquel fin de semana, y estábamos tan solo a viernes. Me hizo dar un giro a mi perspectiva actual de la realidad, y entender que la visión de las cosas tenía siempre dos caras; la vista desde arriba, el que pisa sin pensar en las consecuencias, y desde abajo, el que se harta de ser pisado y agudiza el ingenio para sacar partido de su estado. Y allí estaba yo girando mi vida llena de cultura adquirida en escasos metros cuadrados, y tirándome a la calle de lleno a oxigenar aquella sabía base que los libros, mi padre y el séptimo arte me habían dado. Empecé a piratear con la vida, mi mente estaba cargada de tesoros, pero mi cuerpo estaba dispuesto a robar, a aquel entorno mágico en el que me había tocado vivir, hasta la última de las oportunidades vitales que me ofrecía. Así fui “plantando judías” por toda Granada; derrocando gigantes absurdos de adolescencia y creciendo y creciendo hasta alcanzar su misma altura, pero con millones de neuronas a pleno rendimiento por encima de ellos.

sábado, 25 de febrero de 2017

THE MURDERER THAT WAS NOT (“Desduda” Entre Las Sábanas)



      Aquellos interminables turnos de guardia, y su posterior papeleo, terminaban bloqueando el cuerpo y mente de Adam Waltz. Desde su ascenso a sargento del cuerpo de bomberos de Philadelphia siempre tenía que echar una hora más de trabajo revisando los informes de sucesos diarios, programando los equipos y turnos de trabajo oportunos. Pero hoy no. Hoy dejaría el papeleo administrativo para mañana. Amy y él cumplían 5 años de casados y Adam le tenía preparada una sorpresa. Tenía reservada mesa para cenar en un restaurante nuevo junto al río.
Así que aquellos escasos diez minutos en coche, desde el Departamento de bomberos de la calle Spring hasta su piso en la 8th con Market Street, eran pura desconexión. Algo de música clásica aislándose del ajetreo del pleno centro de Philadelphia.

domingo, 15 de enero de 2017

Lucas Vs Charles Darwin (The Final Battle)



Llevábamos días hablando de aquella charca. Había sido un final de invierno muy lluvioso y no podíamos evitar quedarnos allí plantados unos segundos, en silencio, dándole tralla a la imaginación, cada vez que pasábamos por aquella esquina.¡Aquello era un auténtico biotopo local justo al lado de nuestras casas y en nuestro paso diario al insti.

- ¡Hoy lo hacemos!-  les dije a mis compañeros de fila en clase  - hoy nos subimos a penúltima, total, tenemos que recuperar este trimestre de biología en Junio, si o si! - ¡Vale, vale!- Dijo Pedri sonriendo y evitándo que le calentara la cabeza con el asunto el resto del día para convencerlo. - ¡Si os vais los dos no me voy a quedar yo aquí solo! (se refería Che, a solo del tríptico apocalíptico que formamos en penúltima fila de clase los tres)- Y, efectivamente, cual pandemia global se tratara, se hizo el vacío en clase a altura de nuestras mesas, y yo creo que eso lo notaban, más que todo, por el silencio qué regalábamos en nuestras ausencias.
Creo que hasta el profesor nos veía bajar las escaleras de aquel COU de pega, al que fuimos exiliados al entrar la ESO y reventar el aforo de nuestro instituto de siempre, pero el pobre buenazo aquel suspiraba y seguía su camino a clase como si no se percatara del percal.

Total, que allí estábamos las tres patas pa un banco, mirándo el escaparate de aquella tienda de mascotas que había enfrente de las estación de autobuses y eligiéndo al afortunado próximo ex-reo branquiado. Yo, era el que menos vergüenza tenía, de siempre, jejeje.. Y fue elegido el portavoz de la operación "Willy Comía All-Brans". - ¡Dadme el dinero!- creo que fueron unas 250 ptas. lo que nos costó el pez.
El dueño de la tienda de mascotas, se nos quedó mirando a los tres artistas, cargados de fotocopias desordenadas, saliendo de libretas (blocs) de enésima mano (propias de buscar siempre la vía rápida a nuestras ausencias en clase... ¡Vivan las fotocopias pedidas a los que van!). Creo que aquel hombre ya intuyó que el destino de aquel pez no iba a ser una lujosa pecera con coralitos que brillan en la oscuridad y forman mini-cuevas para su diversión. Nos puso aquella cosilla anaranjada con ojos demasiado inquietos, tal vez por su repentina mudanza, en una bolsa de plástico con agua y nos dío un simple "hasta luego" mientras se giraba rápido, no queriendo saber mucho más de lo que allí se pre-cocia. Me quedé con ganas de pedirle el tickets, no vaya a ser que aquel especimen no cumpliera nuestras espextativas...¡jajajajaja...!

Y, henos allí a los tres científicos exprés. Sabedores, sin tener que mediar palabra, de lo que pretendíamos hacer y con una absurda esperanza de que la realidad lógica pura y dura tuviera un pequeño desliz de entropía evolutiva. - ¿Cómo lo vamos a llamar?- Preguntó Pedri, tal vez queriendo darle algo de amor a aquel desaguisado incongruente. Tras pensar un rato y proponer varios nombres chorras, acordamos llamarlo Lucas (que estaba muy de moda esos días gracias a chillidos de Chiquito de la Calzada, Florentino Fernández y esos humoristas que petaban los canales privados). Si, ese fue el chorra-grito de despedida que le dijimos los tres a aquel pececillo naranja cuando lo soltamos entre unos junquillos, que a duras penas sobresalían del alto nivel del agua que había creado el "monzón local" aquel año.
Dada la turbidez del agua de aquella charcaza tan solo vimos al avispado pez nadar flechado hacía adelante un par de segundos, y desapareció sin más.

Y a partir de aquel momento comenzó lo mejor de toda esta liberación; cutre, barata y llena de cabos sueltos...¡jejeje!  Las conjeturas; confabulaciones, hipótesis, teorías y otros disparates que chocaban de lleno con lo que nos vendían en nuestros escasos apuntes de biología.
Ya sentados, en el Bar de Pepe (intituto instituto, no el cutre parche de las afueras al que nos mandaron) comenzaron nuestras primeras teorías sobre Lucas. Comenzó Pedri, que para mi que era al que más le pesó desperdiciar aquellos 20 duros jugando a ser dioses (fusionando evolucionismo express con creacionismo in situ. Si el pez hubiera tenido costillas.... jijijijiji) - La única manera de que sobreviva es adaptándose rapidamente a esa nueva delimitación geografica de vida, mucha más amplia que la pecerucha donde vivía y que lo que coma no esté demasiado contaminado o sucio para él. - dijo el intelectual - Yo creo que dos o tres días aguanta bien, el resto dependerá de si evoluciona o no (pobre Darwin... tanto estudiar y sacar teorías, para que en unos segundos te las tumbemos tres repetidores de COU de tres al cuarto...) - Che no decía nada... - ¡Estáis chalaos! - resopló entre murmullos un par de veces.
Esa misma tarde, ya cada uno en nuestras casitas, vimos como en un santiamén el cielo se despejó, y los nubarrones y lluvias que habían caído sobre Alcalá las últimas tres semanas, se convirtieron en minutos en un solatín propio de primavera. Creo que a los tres, lo primero que se nos pasó por la cabeza al mirar por la ventana de nuestras habitaciones, mientras hacíamos amago de aprendernos el ARN o el ADN para la recuperación de biología, fue... - ¡Vamos Lucas tu puedes... EVOLUCIONAAAA!

Jamás habíamos coincidido los tres a primera hora en clase, nuestra condición de vaguetes en demasía, jugaba con la aleatoreidad del tridente. Ese día, incluso unos minutos antes, estábamos allí sentados los tres, para sorpresa de muchos de nuestros compañeros de clase. - ¿Lo has visto, Pedri?- Le pregunté. - ¿Has visto cómo ha quedado eso?- ¡Si, si!- respondió... - Queda solo un pequeño charco en el centro, sin profundida apenas, el resto es todo fango y barro seco ya. - ¿Entonces? - Preguntó Che. Yo estaba escojonao de risa, nada más pensar las miles de formas que habría adoptado nuestro Lucas tras su repentina y obligada evolución.... ¡Jódete Darwin... que tuviste que estar años, de isla en isla, estudiándo unos pajarracos sin gracia y nosotros en dos días hemos dado alas al evolucionismo de choque!
Tal vez una especie de mini ancas en su parte infierior... -  pensaba yo - ¡Las branquias se podrían empezar a cerrar a la vez que se crearía un inicio de pulmón para trabajar con oxigeno!- dijo Pedri.... Che se reía, y con razón, de semejantes gilipolleces que estábamos soltando...
Pero allí estábamos los tres, a las 12:00, en nuestro paseo diario de un instituto a otro, plantados frente al mini charco ya; mirando sus alrededores y el propio charco, por si el milagro evolutivo había sucedido.

-----------------------------------------------------              -------------------------------------------

Cerrando ya este recuerdo jocoso, que nos acompañará para siempre, y creyendo que en algún bosque perdido de la sierra sur hay un ser anaranjado con pies pequeños y cuerpo regordete que continua arreglando, por su propio bien el caos evolutivo que liamos en un par de días, y que seguro que algún día vendrá a vengar semejante guillotinaje al que lo sometimos. Extrapolo y no paro de pensar si no somos, en verdad, todos unos LUCA(s), que un día, unos seres superiores sacaron de nuestro hábitat y nos tiraron en medio de un "planeta improvisado" para ver como cojones (ovarios para ellas) sobrevivíamos o moríamos en dichas condiciones. 


 

¿Sobrevives, evolucionas, te adaptas, planeas tu venganza ante esos E.T(s) cabrones?....

¡Voy a cenar, antes de que algún "adaptado" se coma mi tortilla de papas!


sábado, 5 de noviembre de 2016

500 DÍAS DE VERANO (y guillotinas)





People don't realize this, but loneliness is underrated."


Pues estando el otro día en mi trabajo, unas parejas de amigos compartían opiniones sobre una película que habían visto recientemente "500 Days Of Summer" (500 Días Juntos). Ya sea por mi mega afición al séptimo arte (aún no me sé los otros seis) o por la estima ideológica y racional que les tengo a los citados "opinantes", el caso es que la duda y mi pasión se juntaron. Pregunté: - ¿Qué título habéis dicho?- 500 Días de Verano- me contestó quien sea (traduciéndome literalmente el título original en inglés, cosa que aquí se pasan por el sobaco y ponen el título que les sale de la citada curva corporal).
Sin más, me la apunté en "tareas (hobbys) pendientes para el finde" y esta tarde ha caído. 

La verdad, que es una peli original en concepto, bonita de ver (ya sabes, luz, buena fotografía, exteriores e interiores bien ejecutados, etc) y bonita de escuchar en todas sus formas (las conversaciones son buenísimas, con frases antológicas y, hablando de escuchar,... la banda sonora me ha encantado).

El tema de fondo en cuestión es el eterno debate entre encontrar el amor, creer en el amor; en su golpe fortuito, en el amor encontrado, en el transcurrir y su debido incremento, etc; o, por otro lado ser bastante más escéptico, aunque sin dar de lado a la magia y deleite del momento y de las circunstancias que el cortejo encierran (pero dejando bien claro que no es una relación y en cualquier momento se puede acabar esa magia) ¡Y ya está servido el problema! ¡Pasional vs Racional! (la batalla universal).

Yo he puesto casi todo mi empeño en las dos relaciones largas que he tenido a lo largo de mi corta vida (aún soy un chaval que desayuna globos terráqueos cada mañana), y las dos se me han quebrado, desmitificado, cansado o ensuciado, y otros adjetivos acabados en "-ado" que no me apetece escribir. Visto así, ya le veía el quebradizo hilo sobre el que se balanceaba el argumento de la película, aunque eso no quita que me haya sorprendido a cada momento, sobre todo con la volatibilidad de comportamiento del personaje principal femenino (que da nombre al título de la película). En fin ... y sin mucho más que destripar para que, quien no la ha visto (que ya he comprobado que, de los míos/as, era de los poquitos que quedaba por verla) la vea y saque sus propias conclusiones. Os dejo con un par de temazos de su guapísima banda sonora y alguna que otro póster o fotograma de la película. 
¡VIVA EL CINE!











sábado, 22 de octubre de 2016

DONDE CAEN LOS VALIENTES



De un tiempo a esta parte, viendo el número 4 queriendo pegarle una patada al 3, ya que soy de la generación de finales de los 70, y viendo a mis coetáneos pasear cabezones ya criados, babeantes y espurreadores de potitos que saben a rayos, me gusta ponerme a pensar en ingenieros, abogados, escritores con algún best-seller pepinazo en su haber, y algún miembro del equipo olímpico nacional de ping pong.


Segundos después de correrme sobre ellas me caliento la cabeza pensando, tal vez por mi educación de tradición católica, lo que estoy desperdiciando.
- ¿Que habrían sido en la vida esos, ese, espermatozoide si hubiera cumplido su cometido? ¿Hasta dónde habría dado de sí su futuro, sus metas, sus ambiciones, de haber dado en el clavo? ¿Hubieran sido más valientes, capaces, decididos y aventureros de lo que su padre ha sido? -
Esas preguntas inmediatas se me pasan por la cabeza en el mismo instante en el que contemplo en silencio donde han ido a parar mis valientes.


Soy un poco fetiche con ese tema. Desde que empecé mis relaciones sexuales he tenido el (llamalo tu) problema de no correrme nunca in situ, siempre después de; fuera y casi siempre acabando con artes manuales. Yo, la verdad no me lo he planteado nunca como un gran problema (hombre, en agosto, a 40º, los minutos de más que eche sin que la susodicha haya disfrutado hasta partirse de gusto son calorías sobrantes que quemo, sudando hasta la extenuación), pero la pareja/amante en cuestión que tuviera esos días se raya la cabeza pensando que es por no haber sabido darme el placer suficiente, y eso puede empezar a resultar un problema.


El caso es que, cuando hay confianza, me gusta que mis pequeños peguen en sitios bonitos de la mantis de turno; cara en general, boca, triángulo invertido (a ser posible con el césped visible) o el Gran Cañón del Colorado que forma la raja de su culo entre sus nalgas. ¡Ya que van a suicidarse mis soldados, que mueran disfrutando de las vistas!

Woody Allen en
Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar (1972)



Al principio, por defecto, ella suele ser reticente a la geolocalización a placer de mis corridas sin fin creacional. Es ahí donde entra el quid pro quo (yo me lo he currado a saco en los previos hasta el punto de que me has duchado a placer, y tú consientes en que te llene la piel de hidratantes altamente recomendados). Admitido este acuerdo silencioso, ya sólo queda aumentar mi sed de investigación y placer sexual al máximo, siempre con el beneplácito de la que va a ser receptora y tumba de tus abogados, ministros, ingenieros o deportistas de élite con fecha de caducidad inmediata.


ruyelcid