jueves, 7 de mayo de 2015

A LAS CINCO DE LA TARDE


      Y una vez más tiro de "maestros".

- Miguel, ¿Dónde voy a echar un rato perdido de reencuentro con la lectura y la tranquilidad del té de las cinco?-
- Al Pilar Del Toro - me dice. - En Plaza Nueva -.

Viniendo el consejo de quien venía, sabía de antemano que el sitio me iba a gustar, y efectivamente...

Patio cuadrado lleno de pureza, con la sabiduría que transmiten unos "bajotechos" y vigas de madera maquillada de domingo.
Luz; muchísima, (sin aditivos por favor) viene de arriba. Los sillones, mesas, mesas altas, y sus taburetes están tradicionalmente orientados de fuera hacía adentro, hacía el centro. Que como ya adivinaréis y estando en la tierra que estamos, no podía estar ocupado por otra cosa que no fuera una inmortal fuente. De gran estómago, largo cuello, y un pequeño cerebro de metal verdoso de donde fluye toda su pureza, es la reina del baile. Fielmente custodiada por una decena de alfiles repletos de savia y raíz en esta época del año.


 Los primeros moradores/creadores de este pulmón interior arrinconado en Plaza Nueva (a finales del S. XVIII), no repararon en gastos; calidad y fuerza en la construcción (magia dentro de la magia)


La altura de este animal mediterraneo está segura sobre sus doce patas de mármol con los cuentos centenarios que sus cicatrices esconden.


Detalle vistas del Patio 1 "El Pilar del Toro"



Detalle vistas del Patio 2 "El Pilar del Toro"


Por último, sus paredes no podrían deslucir en esta boda cargada de romances en su festejo. Cal y oleo me rodean, minimizando mi ego ante sus lecciones de historia, movimiento y vida (sin hablar, sin andar). Solamente me silban con su color, para que nunca olvide que el paso de los años por ese barrio y el sabio reflejo que alguien supo dar de éstos en sus pinturas, son las que allí mandan. Y ahora me "sugieren" (sin alzar la voz) que calle y aprenda.

¡GRACIAS MIGUEL! 



domingo, 26 de abril de 2015

¡COMO PAPÁ!




- ¡Claudia, es viernes! ¿No sales hoy tampoco? ¿No has quedado con nadie?- Le repetía su madre, como cada semana, ese mismo día, a eso de las ocho de la noche. - ¡No mamá, es absurdo, son absurdos!-  contestaba ella, como si de una fría y racional investigadora física nuclear se tratara.

 Siempre había ido como siete u ocho años mentales por delante de sus compañeros de clase. Sobresaliente en todas las asignaturas casi sin parpadear. Libros, uno cada dos días de media; thrillers, policiales, asesinos en serie y todo lo que una gran mente "mal" usada conlleva, llevado al mundo de la literatura. Y de postre cada día se zampaba alguna película de los años gloriosos del noir norteamericano (finales de los 30 a finales de los 50), le encantaba.


Double Indemnity (Perdición) - Billy Wilder, 1944


Nunca, desde pequeña, le había faltado de nada. Su padre economista, eso le habían dicho desde pequeña, y su madre, bueno...su madre llevaba una vida social muy intensa, habían procurado que su única hija fuera perfecta, por encima de vulgaridades y simplezas de otras jóvenes de su edad. Y, de hecho, la madurez de Claudia a veces hasta les asustaba. Pero estaban muy orgullosos de la que sería la única heredera de las "finanzas" de su padre. 

Una tarde de inicios de mayo. Claudia acababa de terminar de releer a Rick Porrello, "Matar al Irlandés: La Guerra Que Paralizó La Mafia", y estaba entrando en un web/foro literario de este género para ver que impresiones se habían llevado otros lectores de dicho libro. Casualidades o no de la vida, "Sin Leche", el seudónimo de la primera crítica que iba a leer, vivía en su ciudad, a tan solo dos calles de la biblioteca. 
Claudia se quedó un minuto mirando la pantalla, sin punto fijo, solo mirándola, y ¡click!, sin más pulsó la sección "send message" del perfil personal de "Sin Leche". - ¡Ey tu, amante del irlandés, vivo al lado tuya! ¿Tomamos una cerveza y me cuentas que te ha parecido el libro y la película?- (Intro) No vaciló ni un segundo al darle a enviar. - Ok, Laura, contestó él, jugando con la imagen de perfil que tenía Claudia puesta; Dana Andrews en Laura.

A sorpresa de Roberto, -así le dijo luego a Claudia que se llamaba el tal "Sin Leche"-, Claudia quiso quedar en un antiguo salón donde su abuelo enseñó a su padre el negocio de las finanzas y las inversiones, y donde seguramente su padre se lo enseñaría a ella - en verdad hacía años que ya la estaba girando hacía su perspectiva de los negocios -. 



El jugoso veneno que corría por las venas de Claudia
era un plato demasiado goloso para malgastar con fugaces aperitivos
(Foto: Laura.  
http://laurarupolo.co.uk/ )


Roberto entró en aquel local con olor a moqueta maltratada y a historias quebradas y justo por la zona del bar donde la iluminación era más intensa estaba ella; iluminada como si estuviera apunto de comenzar su actuación. -¡Aligera!-  Le vibró el móvil en la misma mano! (era ella). "Sin leche" se sentó a su lado y justo cuando estaba abriendo la boca para decir hola, ella lo besó, fue un beso largo, de esos que al principio refrescan y acaban calentando todas las venas de tu cuerpo al mismo tiempo.
-¡Vete, no quiero verte, leerte ni saber más de ti nunca más. la próxima vez no sería tan amable nuestro encuentro!  ¡VETEEEEEEE! acabó gritándole. 
Claudia sabía del jugoso veneno que su apellido conllevaba... Y ningún aperitivo frenaría aquel gran banquete para el que, sin nombrarlo, la habían estado preparando desde pequeña.


                                                         (¡Gracias Laura!
                                                         por permitirme usar tus maravillosas fotos
                                                            como fuente de inspiración)

martes, 14 de abril de 2015

¿Tu Qué Vas A Hacer Este Verano? ...



         Y ese día, esa caña se convirtió en algo más.

Eran las 13:30 aprox. de un mediodía cualquiera del mes de mayo del 2013 y ese gran alemán #apiedebarra me preguntó: - ¿Tu que vas a hacer este verano? - En principio no iba a hacer nada - le contesté. - ¿Por?-  ¿Te quieres venir trabajar al Tipi? - ¡Si!- ni me lo pensé.

Y hasta la presente... mucha agua ha corrido desde entonces. LA VIDA, con todas sus idas, venidas y consecuencias ha bailado con nosotros hasta desvestir a la novia, y volver a vestirla de nuevo; sin importarle lo más mínimo la ilusión que ésta llevara durante su gran boda.

Pero ADELANTE es solo una palabra que los que levantan los ojos del suelo conocen... y ¡AQUÍ ESTAMOS! de nuevo "ciclados" de nuevo dando pasos con ilusión, emprendiendo, recomenzando, caminando, caminando, y caminando... pero con la vista siempre puesta en ti.

He cumplido con mucha ilusión un ciclo en el Bar Tipi - Tapa, donde la familia Castillo me acogió hace unos años y me demostró, una vez más, como con constancia, empeño, tradición, horas, y, saber estar con tu gente de siempre, se obtiene una gran recompensa. Y trabajar con gente que ya quieres y aprecias de antemano, te hace tener un gran colchón de seguridad y placer en lo que haces. ¡Gracias por todo lo vivido allí con vosotros!
Los giros que "quien sea" hace con nuestros destinos, fueron demasiado bruscos y el Bar Tipi - Tapa se vio obligado a cambiar de dueños, con el gran desasosiego, y malestar de los fundadores que con tanta ilusión y cariño lo habían llevado esos años.

Nuevos dueños, nueva etapa, la familia Calmaestra y el resto de plantilla (Manuel, Andrés, Esperanza, Dori, Andréa, Azucena, Calaia, y los que vengan que bienvenidos sean) nuevo timón para el mismo barco. Y yo con ellos, en el traspaso de tripulación y el la puesta en marcha del nuevo proyecto el verano pasado hasta el día de hoy.   ¡Gracias por todo!


¡GRACIAS!



Ahora, como cabra que tira al monte, vuelvo al negocio familiar. ALIMENTACIÓN GÓNGORA, con gran gran ilusión, como en todo lo que me reembarco, y con la responsabilidad de un apellido que ha luchado tanto y nos ha dado tanto durante tantos años. Papa, Rafa, sé donde estoy, lo que soy y lo que represento. ¡No os defraudaré! ¡Gracias por reabrir esta puerta!


¡Popurrí de fotos Bar Tipi-Tapa!















¡A Manuel Castillo... GRACIAS POR TODO!

miércoles, 25 de marzo de 2015

Con "H" (aspirada)



Y ... suspiro - ¡Aiiinnnnnnnsss!... ¿de qué te sorprendes ya Raúl?

Hace años que NO se "en que país vivo"...

Sin País 

Para mi la "H" es una de las letras más bonitas del abecedario...
Esta mañana el gran "Paco Martín" nos daba a Cuevas y a mi una master class de lingüistica histórica y local, del inicio de las lenguas y sus derivaciones...

Y llevo todo el día con la "H" en mente... Horas, Halagos, Huellas e Hipocresía... Aún me queda mucho por hacer en este día de "Haches" aspiradas. Espero lo acaecido pase a la historia sin más Hincapié que el de mi memoria "selectiva".
¡Hasta aHora!


"Aspirada" (hacía adentro)


                                                                 

miércoles, 18 de marzo de 2015

DAR VUELTAS Y PERDERSE



Esta mañana, atravesando el parque principal de Alcalá (el Paseo de los Álamos) me he fijado bien en el "pedazaco" de atracción infantil que han puesto para los niños, donde antiguamente nosotros teníamos los columpios y "la rueda". Y claro está, extrapolo y pienso...

Nos divertíamos antes con tan poco; al salir del colegio, al quedar en el paseo, a competir por el mejor salto en el columpio, (me acuerdo que Nacho Santiago Linde era de los que más lejos pegaba, pesaba poco por entonces; y Vale Alcaide el que pegaba las hostias más grandes contra el suelo y menos se quejaba)
Y el gamberreo sin maldad, tan facilico de pedalear a todo lo que daban nuestras piernas sobre la rueda central del parque. Y como nos sabía a poco, y como la sacábamos de los raíles y pedaleábamos sobre el paseo como si fuéramos a subir algún monte haciendo tanto esfuerzo... y de nuevo Nacho en el columpio dando con los barrotes en el hierro de arriba, pareciendo que va a dar la vuelta y ¡ZAAAASSS! salta unos cuantos metros sin miedo a quedar atrapado en alguna nube desorientada. 
Y así tarde tras tarde..saltando y girando.... en nuestro pequeño hábitat... nada más existía, el mundo, como antes de Colón, acababa ahí.

Han pasado muchos años de aquellos vuelos, y ahora todo es mucho más complicado, incluso para un niño... Ya no hay el noventa por ciento de creatividad e imaginación para jugar y divertirse que antes, ya no hay hoyos en la tierra para las canicas, ya no dibujan coreas en la arena para los trompos... (aunque están efímeramente volviendo las peonzas, pero dales tu una Playstation y verás donde pega la peonza...) Ya no hay tanta confianza en TU BARRIO, no pandillean por el barrio en bici... 
Ya no hay salta desde el columpio el más atrevido; ya no pega de hocicos Vale Alcaide contra el suelo y se levanta como si "eso fuera lo normal", y "la rueda" central... ha pasado a ser un laberinto... lleno de tubos, escalones y dificultades. Simbolismo de lo que les vendrá



Acostumbrándoles al laberinto que les vendrá


viernes, 27 de febrero de 2015

TRUMANIZADO



   Hace unos dos días tuve uno de esos "momentos Truman" (por la peli) en los que, justo al pasar, me replanteé un sin fin de "empujones pendientes".

Volvía hacía mi piso atravesando el parque que hay justo detrás, y saludé a izquierdas a Fulanito de tal; a derechas a Menganito de tal y tal y en la esquina a Periquillo el de los palotes. De la misma forma que lo había hecho el día anterior y el anterior al anterior y como llevo haciendo ya desde hace demasiados "anteriores"...

¡Bufff... me agobió un montón ese momento...! <<¿En serio? ¿Ya está? ¿Aquí me quedo?... ¿Esto soy?>>

No puede ser... esto no es lo que quiero; esto no es lo que me sugieren las aventuras que leo, ni me alientan las películas, ni me muestran muchas de las personas que conozco... <<¿No es ya "no"? ¿No lo voy a transformar, ni siquiera en un "estoy intentándolo?>>

El relleno de mi chillona butaca de escritorio, las tejas de enfrente, el olor de una mirada de reojo materna, el peso del miedo, y muchas otras "cagarrutas" usadas como excusa me tienen aquí en un bucle "trumaniano" sin salida. A veces iluminado por mis "entresemaneos", y endulzado por mis parroquianos y sus "escupitinajos de sabiduría".


ELECCIÓN



 Creo que Christof me está ganando la partida... y está manejando mi barca hacía su puerto con continuos soplidos de rutina y confort.

lunes, 2 de febrero de 2015

Lavado y Centrifugado



Pero "queda la música".


Y, cual Baco hinchado a panceta, sabía que estas mezclas algún día empujarían las puertas de mis límites físicos (que no mentales). Y ¡Voilà!.

 Excesos de "boyhood", cuidados los mínimos, amagos de vida sana y deportiva (que no iban conmigo ni con mi fatiga), alquitrán asfaltado cual diablo resabiado, y muchas otras moliendas, que por respeto a usted que lee y a su mente que interpreta, no voy a hablar de mis noches, ni mis gastadas braguetas. 

Un imberbe curandero, estrechamente anillado (me he fijado), osa advertir mi caída, esa por mi no tapada, y recomienda usar mi sangre cual pura inmaculada espada. Extraño invento, presiento, pues conozco las historias, que han visto esos canales, de sangre orgías y glorias. 
-¡Haga usted lo apropiado! - le contesto al doctorado- que yo beberé mas vino hasta el día señalado.
Deje usted en su proceso algo de posos pasados, que no quiero borrar alcobas, ni sudores bien sudados. 
Costo uvas y otras hierbas, con acierto destiladas, besar tanta fruta fresca y escalar esas cascadas.
 Subir  montes; cordilleras y pecar con osadía; olvidar nombres, direcciones y fingir que no fingía. 
Límpieme usted la sangre, saque algo bueno de ella, pero deje algún recuerdo que caliente alguna vena.
Seré yo con otros yoes, tendré sangre renovada, caminaré en linea recta buscando letras osadas. 
Equis, Uves y otros rombos en servicios sin salida, con carmín entre mis dientes y pasión sin guillotina.


 Ya volverá otro Ruy, entre espadas de madera, con rodillas "despecadas" para hacer lo que ellas quieran.