domingo, 20 de abril de 2014

¡DesTeloNado!




Y tu mente sigue ardiendo... y tu cuerpo te regaña, y tus ojos "brillan solos"...


Este domingo por la tarde sigue nublado. ¡Comienza tu función, pero llevas ya horas matando musas a parpadazos! (las que sobreviven no se atreven a acercarse, por lo que les pueda pasar)








#DeCano's
                                     



El tiempo vuela... y ese sol no despereza tus alas



¡Siempre Hasta Luegos!




            ¡Pulso "play" y que Polansky (mismo) decida mi suerte!



lunes, 14 de abril de 2014

SIN BARBA BLANCA



¿Te gusta mi barba? ¡A mi musa le encanta!


Y, cuesta muchísimo ponerse a "musear" cuatro ratos.
Esos primeros pensamientos (casi ensoñaciones) aún amaneciendo con legañas tranquilamente anidadas.
Esa lucidez escueta te tira de la cama.Ese quemazón tienes que plasmarlo rápidamente antes de que a tu musa le vuelva la regla y le ponga trabas a la interacción.
Pero en el preciso momento en que abres los ojos como platos, miras el portátil o el sobremesa y susurras: <<¡asustaros teclas, que allá voy!>> ... ¡Bip...BipBip...BipBipBip...BipBipBipBip...! Tu despertador te recuerda que tu "no eres uno de esos" que tu no tienes la barba blanca, que no te la mulles mientras intercambias tus ideas, tus escritos, tus reflexiones y sabiduría con el resto de amigos, compañeros filósofos, escritores, poetas, directores de cine, etc... Ese alarma, de un reloj que ya no usas y que nunca recuerdas donde lo has puesto, te pega con el jarro helado de agua fría de lleno en todo el cuerpo y mente, provocándote un corte de digestión espiritual e invitándote a pasar un largo día en "MalaLeche City"





<<¡Adiós musa, te abro la ventana... no seré yo quien te retenga, confío en que no olvides que siempre hemos hecho buenas migas, nuestra simbiosis ha tenido como fruto nuestros mejores "platos y recetas"!>>

Y, una vez más, y mirando desde abajo la ventana de mi habitación entreabierta, vuelvo a los tratados y tertulias de la Mesta (fútbol, políticos corruptos, y casposos televisivos riéndose del "share" que cada día le regalamos), confiando en que mañana, en maitines, salte de la cama antes del primer "Bip" y pueda bailar un par de tangos con mi musa, y fundirnos en uno solo a cada giro, y, a cada giro, ver mis "barbas blancas" reflejadas en su mirada.



                         

miércoles, 26 de marzo de 2014

ENCADENADA




ENCADENADA


Era una leyenda urbana generalizada, pero refutada en infinitos casos entre amigos y amigas cercanos a él.
¡Si! Eolo había aprobado la beca Erasmus, y con el primer destino que había solicitado, Amsterdam.

Itziar, frente a él justo cuando abrió el correo electrónico de la UPV(Universidad del País Vasco)/Facultad de Ciencias Sociales de la Comunicación, trato, tras los saltos de jubilo de Eolo, de disimular su sonrisa de miedo, pena y toalla tirada, pues era de las que se incluía en la formula matemática absoluta de
 Erasmus = Cuernos = Ruptura de la relación

Pasó el verano (amigos, días de campo, atardeceres, rutas, noches, piscinas, alguna playa esporádica, fiestas rurales, etc) y su relación, ya de años, parecía más reforzada que nunca. Despertando al amanecer en recónditos parajes junto a orillas del Nervión, viendo puestas de sol, en playas casi solitarias, como la de los alrededores de la playa de Arrigunaga y estando frescos cada día para echar unos pintxos con sus amigos en las tabernas con más telarañas e historias de la ciudad.

Entró el otoño y la marcha de Eolo era ya inminente, el día 20 de octubre tenía que empezar las clases en Amsterdan (y ya iba esa fecha, por traspapeleos de la administración, con bastante retraso del resto de Erasmus del lugar). Así que Itziar y Eolo vivieron ese año, la aburrida comida familiar en las fiestas de Nuestra Señora de Begoña como si de una gran despedida se tratara. Y, por la tarde andaron por todas las calles y rincones de Torrevieja, llenándose los bolsillos de promesas, peticiones, algunas lágrimas, sobre todo de ella, y besos a cada paso, como si el mundo se fuera a destruir al caer el sol esa misma tarde. Al caer la noche, y sabedor de que partía en avión a las seis de la mañana siguiente, para pasar en la ciudad unos días, y acostumbrarse a su nueva vivienda, sus gentes y a ese ambiente, Eolo consiguió despegar los brazos de Itziar de alrededor suyo... y con dos besos, uno en los labios y otro en la mejilla le dijo: <<¡Tranquila, nos vemos pronto, todo saldrá bien!>>. Esa parte final de la frase fue la que arrancó otra vez las lágrimas de Itziar, sabedora de que nada saldría bien, ya le habían hablado bastante sus amigas del ambiente Erasmus, y toda las hormonas que, como un buen cóctel cargado de azúcar, allí se entremezclan. Y, como los segundos previos a los test de embarazo que por desgracia ya conocían en sus cinco años de noviazgo, un escalofrío de miedo e incertidumbre inundó su cuerpo mientras veía a Eolo subir al coche de sus padres dirección a Bilbao de nuevo.

Fueron pasando las semanas y, como se prometieron, Eolo escribía cada domingo por la tarde, una breve carta resumen de lo acontecido y llena igualmente de promesas de amor y continuidad. Ella cada lunes por la mañana hacía lo mismo con lo suyo, y según lo que él hubiera contado.
La semana que entremezclaba noviembre con diciembre no le llegó la correspondiente carta de Eolo, e Itziar bastante sorprendida, preocupada y molesta pidió a los padres de Eolo el número de teléfono de la casa de la familia con la que se había hospedado aludiendo que habían quedado que ella lo llamaría por que era una fecha especial, sin dar más argumentos ya que sus suegros siempre le habían parecido algo rancios y estrictos en demasía. Iztiar llamó desde su casa, aprovechando que sus padres habían salido a andar un rato como hacían cada día a eso de las siete de la tarde, y sin saber muy bien con quien iba a hablar, en que idioma, y como se iba a entender, todo le salió redondo pues contestó el hijo mayor de la familia y en un inglés lento y pronunciado consiguieron entenderse. Eolo había aprovechado la tarde libre para irse a adelantar trabajos a la biblioteca. Poco más habló con aquel muchacho sabedora de la regañara paterna cuando llegara la próxima factura, y de las veces que le habían advertido que nada de teléfono fino al extranjero, que ni se le ocurriera. 
Al jueves de la semana siguiente, y con Itziar llena de dudas, certezas instadas por sus amigas ("¡te los ha puesto, si o si, es obvio!") y la incertidumbre de la incomunicación, consiguió que por fin le cambiara algo la cara, (la tenía como si la bruja de Blancanieves se hubiera quedado encerrada en una cámara frigorífica), al ver que había carta en su buzón, pequeña y con sellos de Holanda:
<< Perdona que no te haya escrito a tiempo, estos últimos días nos están apretando al máximo en la universidad con trabajos, individuales, y en grupo, y paso allí más horas de las que quisiera. No he salido a ningún lado este finde, ni he visto ni hecho nada más notable de la cuenta. Con ganas de verte. Te quiero.>> 
Y en la gran parte sobrante del folio, tras esas escasas líneas, una pegatina con el logo de la universidad. 







Itziar pasó el resto de la tarde llorando, ese no eral Eolo, su Eo. Eolo había sido siempre la parte más tierna, tolerante, no irritable y romántica de los dos. Y esa cutre carta maquillada por esa moderno logo universitario, era los más frió que había visto de él en mucho tiempo.

Pasaron los días, e Itziar intentaba pasar con sus amigas, y fuera de su casa, el máximo tiempo posible para no ponerse a pensar en él. Pero, cuanto más tiempo pasaba con sus amigas (que con amigas como esas quién necesita enemigos, pensaba ella) más sufría al oírlas hablar de la obviedad de que su "aún" novio le estaba poniendo los cuernos. <<¡El no me haría eso, ha sido siempre mucho más bueno y enamoradizo que yo!>> - Les repetía ella. Pero un extraño veneno lleno de certeza recorría todas sus venas...con los consecuentes escalofríos que eso conlleva. Toda su pirámide, bien cementada durante estos años, quedaba reducida a arena de playa en su mente, nada más cerrar los ojos y pensar en lo que Eolo estaría haciendo, con quién estaría paseando o si se atrevería a ... <<¡No, sé que de eso no sería capaz!>>.

- Era ya lunes, 16 de diciembre, a tan solo unos días de que Eolo volviera, e Itziar bajaba los escalones de su piso cabizbaja, como lo había estado haciendo desde esa breve carta llena de frió y soledad para ella. Miró al buzón y vio que había una postal de la universidad de Amsterdam. <<Voy a pasar las navidades aquí. Trabajaré echando turnos en un restaurante tipo buffet que hay frente a la universidad. Me vendrá bien para el idioma y para compensar gastos. Habla con mi madre si quieres y te lo explicará mejor>>
Postal gratuita de esas de las cafeterías, y ocho lineas mal escritas para tan solo decirme eso. -"¡Qué forma más asquerosa de decir: ¡Lo dejamos, paso de ti!" - pensó ella. Y se subió de nuevo al piso y se enclaustró en su habitación, aludiendo a su madre que se sentía muy mareada y con ganas de vomitar.
Por supuesto que no iba a llamar a la madre de Eolo para preguntarle, no le apetecía en absoluto escuchar la sarta de medias verdades que le habría contado su hijo sobre el por qué de no pasar las navidades en casa.
Ya tendría que ser bestial la chica y follar como los dioses para que Eolo, con lo que le gustan las navidades con sus amigos y las comilonas y risas en familia, no bajase.

Itzíar, ya había tirado la toalla por completo, y había pedido expresamente a sus mejores amigas, que la buscaran, la sacaran de bares, de cafés, de desayunos y de botellón siempre que pudieran para des-amargar estos días. Y, el cabrón ese que se pudra en Holanda (les decía ella hacíendose la fuerte mientras hervía cada día el caldo interno formado por sus lágrimas)
- <<¿Cómo ha podido tirarlos todo si iba bien advertido y me había llenado, las semanas de antes, de promesas de fidelidad y de larga duración? ¿Cómo ha caído tan pronto?>>- Itziar pasó semanas y semanas soñando con eso...

Ya no hubo más cartas, ya no hubo más mentiras. De ahora en adelante ambos se rigieron por esa ley no escrita de "el que calla otorga" y cada uno, sobre todo él sigió con su vida hacía adelante sin girar demasiado la vista atrás. 
Atrás quedaron sus playas, sus puestas de sol, sus amaneceres insólitos, sus resacas, los ojos brillantes de ella, disimulando el placentero dolor de sus primeras veces; atrás quedó demasiado, demasiado para quedar atras.
Eolo se fue con vientos centro europeos. De vez en cuando regresaba por eventos familiares, pero procuró hacer ya toda su vida lejos de Bilbao, de su casa, de su gente, de su primera promesa firme de amor, de la única guillotina que cortaría de cuajo lo poco que le quedó de dignidad tras actuar con el silencio y la incertidumbre con la que actuó con Itziar.

Itziar fue de golosina en golosina, pero con el radar y el escudo de protección siempre por delante. Ya nadie más jugaría a los dados con su alma. Ahora sería ella la dueña de su propio casino, y todo giraría en la forma que ella premeditara que girase. Atrás quedó el frió antinatural, vendrían años de calor sobrante de las llamas del infierno. De vez en cuando, cuando pasa con el coche con sus amigas cerca de un parque, y vez una pareja de jóvenes con las bicis aparcadas y sentados sobre las hojas cerca de un árbol mirando al cielo, suspira (por dentro) y echa la cara a otro lado y grita a sus amigas... <<¡Vamos que invito a una ronda de chupitos, o a dos...!>>


<iframe src="https://www.flickr.com/photos/irenesuchocki/9135168576/player/e0005d2e6e" height="400" width="500"  frameborder="0" allowfullscreen webkitallowfullscreen mozallowfullscreen oallowfullscreen msallowfullscreen></iframe>








martes, 25 de marzo de 2014

¡MILAGROS SIENTE PENA¡


De nuevo creo que mi deseo de ver mas películas de las que veo, y la escasez de horas al día que me quedan libres después de las tareas fijas obligatorias (trabajar, rehabilitación "rotulianos", y algo de protocolo familiar), han vuelto a hacer que tenga un sueñaco de esos con disparidad de escenarios, pero con un mensaje más o menos claro; y prepárate que estamos en privamera y sé yo que sueños se me avecinan.... (jijijiji....).

(¡Qúe asquerosos están los sustitutos del azúcar en el té, puagh!)

El caso es que, como decía ha habido varios escenarios. Un hotel (playa a un lado, subida a pasear por el monte en otro, y una piscina que se quedaba pequeña delante de él). El altaco, la periodista y mi madre, entre otros, son los que recuerdo que aparecían en mi sueño, yo también claro está. Los dos primeros después de varias idas y venidas, roces y risas, conversaciones e insinuaciones, eran los que más repercusión tomaban en mi multicolor cortometraje, sobre todo la periodista con una mini confesión cargada de "seudónimos" y maquillaje. En definitiva, todo más o menos en lo común de mis sueños, viaje, amistades con profundización pendiente, algún toque familiar de fondo, sol, color, puede que algún roce propio de esta época y (ahora llegamos al quid de la cuestión) un final algo inverosímil, bailable, alocado tal vez....






Me he sacado de la chistera de nuestra impredecible e inacable imaginación una especie de juego o cd de entretenimiento, con varias opciones de uso, cantar, pintar, bailar, karaoke, etc. Versaba todo el hilo argumental del cd sobre el colorido mundo marino, versión dibujos animados (algo así como si fuera el juego de la sirenita, pero sin esa deschochada pegando pingos por el mar).

Al final hemos acabado bailando una canción modo karaoke con muchos pececitos bailando de un lado a otro, nosotros bailando también en mi habitación mientras la cantábamos, (el título y estribillo acababan con "Milagros siente pena" (que digo yo que sería el personaje del vídeo clip animado de la canción, un pececillo, una gamba o vete tu a saber) y una carilla a la que no le quitaba ojo como trasfondo de todo este guirigay primaveral.







(6:50 a.m. acaban de apagar las farolas del pueblo, se supone que ya se ve, ¡buscate la vida!)

      Reflexión final:
¿Acaso no se reduce toda nuestra vida a la parte final de mi sueño? ¿No es la vida más que un juego en el que vamos seleccionando sus modos y opciones, según nuestros gustos, y vamos desbloqueando niveles, y adquiriendo características extras en nuestro personaje según vayamos superando algunas obstáculos imprescindibles? Si cantas bien, si superas ese baremo, te dejan acceder al nivel "Enjoy Drawing!" y continuar.

     Fondo intrínseco:
 Sexo, privameras por venir, deseos obvios por cumplir, y pasos pendientes aún por dar... (¡me quedan niveles por desbloquear de cierta relevancia en este juego...)

sábado, 15 de marzo de 2014

"MIENTRAS SUBE EL BARCO VIKINGO"



Tu linea a seguir no era difícil.

   Tus padres, sus moldes, sus usos y costumbres; tu colegio, su doctrina, su baremo, tu tempranera religión, la imposibilidad de elección, su camino lleno de mentiras, fábulas y manipulación, tus hormonas, <<¡Qué es esto, qué me pasa, que pavo me entra cuando esta ella cerca, qué tetas!>>.

Hasta que una noche de septiembre, con tus amigos, super valientes y alguna de "las que tienen tetas", dispuesta a demostrarnos que es mucho más que cromosomas con distintas letras, decidís subiros al barco vikingo. 

Los primeros segundos todo es normal, lineal, como el resto de tu vida ha sido hasta ahora, cuando te tambaleas, hay siempre un hierro al lado donde agarrarse; hacía arriba es subir, hacía abajo es bajar; no hay fallo. De repente, como si te cortaran tres de los cuatro hilos del que maneja tu teatro de marionetas, todo comienza a flotar sin sentido, tu cuerpo flota por encima de los demás, y de forma incoherente. Un cosquilleo nuevo para ti y un vértigo orgásmico recorre tu cuerpo, y todo la enciclopedia de enseñanzas marcadas, y de usos y costumbres regulados por tradición se evapora en tu mente en cuestión de segundos. ¡Te sueltas! Te da igual la caída, a quien pises, lo que hagan los que aún están sujetos, y lo que dirán los demás de tu osadía; ERES IRREAL, ABSTRACTO, ERES ETÉREO.


Me solté de tu mano, FLOTÉ


Durante unos 5 minutos has sentido el éxtasis de la libertad, de la elección, de la incertidumbre, unas diez veces; demasiado para ti. Las dos ruedas laterales de la bici de tu infancia que imposibilitaban que cayeras, fueron destruidas en tu mente con un simple soltar de manos, y flotar. Adiós a tus rezos en mayo, a la mano que te llevaba al colegio hasta ver como entrabas, a tus ciencias naturales, y a tu sociales de primaria. Un mundo tuyo, para ti, lleno de posible libertad de elección, abierto al libre albedrío se te pone por delante, y tu has decidido darle una oportunidad en la media de lo aún posible.

Allí arriba viste que los gigantes no eran tan peligrosos, ni las montañas tan altas, que sueltos de manos, flotando, todos nos igualamos en la inexactitud. 

Sonó la bocina musical que indica que ha acabado el viaje, y de nuevo pones los pies en el suelo. Tus padres ya te esperan para que llevarte a casa, el dinero ya se te a acabado y todo vuelve a la linea que ya conoces. Pero, cuando estás saliendo del recinto ferial, giras la mirada y te quedas un instante observando como asciende el barco vikingo. Has conocido otras formas de vivir, de pensar, de decidir y hacer las cosas, te has atrevido a FLOTAR.








        

miércoles, 12 de marzo de 2014

DE CAJÓN



Tu y yo nos conocemos de hace tiempo

No sé yo si era el mejor día, la mejor fecha para ello, pero el caso que ya está hecho; una vez más "la mierda ha sido removida".

No tenía ganas ningunas de subir a rehabilitación de mis rodillas al CHARE esta tarde, y he estado haciendo unos ejercicios leves en casa. Y, con el tiempo sobrante y buscando unas cosillas, me he dicho: <<¡La de tiempo que hace que no ordeno el cajón de la mesita de noche, está rebosando chominadas y recuerdicos, y también tendrá en sus fondos, algo de pelusilla tipo "ombliguera" ... así que, ¡manos a la obra!

¡Craso error!, no se pueden remover décadas en tan solo unos minutos. Hoy no debería haber sido uno de esos días; hacía sol, una tarde muy bonita, y yo buceando entre decepciones, sorpresas, recuerdos calientes, templados y fríos.
 Y así han ido apareciendo los 90, y todo el tercer milenio hasta hace tan solo unos meses, de plásticos, pulseras, fotos, látex, mentiras en sobres de azúcar, verdades en trozos de servilletas, más fotos, picanteo, gelidez, yo a ti, tu a mi, billetes de avión, ilusiones sin comprobar, cartas "caducadas", promesas perennes, y en definitiva años de briega, hormonas, y cuentos azules sin final. 

Pero bueno, el cajón está limpio, y dispuesto a acoger de nuevo lo que le echen, tiene buenos clavos, viene de maderas robustas, y tiene fuerza para aguantar y disfrutar muchas más promesas, mentiras, verdades, látex, látex, látex, noches peleadas con el día, y días de plazas soleadas que intentan conquistar a su amante secreta, la noche.





Y todo esto bajo las vigilantes melodías de Gerry Mulligan sonando mientras bajo el telón hasta la próxima actuación