viernes, 27 de marzo de 2009

¡Enciende la luz!


Días como hoy me acuerdo muchisimo de ella; estoy cansado, de servir a la gente...de ver sus caras, de sentir en mí sus pensamientos, de analizarlos hasta desgastarlos, de dañarlos y consumirlos por dentro, de que me dañen, que me analicen, que me desgasten, que saquen mi lado oscuro, que me envilezcan, que me vuelvan serio y triste.
Cuando me abraza me siento sosegado, relajado, seguro, todo se vuelve blanco, y floto y me alejo,,,,, y me alejo.
El miércoles que viene me iré a Granada con ella, en plan tranquilo, a cargarme las pilas para afrontar con fuerza la Semana Santa, allí intentaré sonreír, tomar te, relajarme, tumbarme y que me abracen y me transmitan algo de paz, algo de luz blanca.
¡La amo! La amo por la mujer que quiere ser. Y me encanta de ella la mujer que casi es.

5 comentarios:

Lenmelon dijo...

Cuantos momentos de esos necesitamos para desvincularnos del mundo y para desintoxicarnos de la monotonía.
Cuantos...

El_Rafa dijo...

Siempre hace falta alguien que nos haga sentir que somos útiles y estamos aquí por algo.

Y si no al menos nos queda valectronic y su surtido erótico-festivo.

Madiles dijo...

Disfruta esos momentos, al fin y al cabo es de las pocas cosas que nos hacen ser "persona" en este mundo deshumanizado que estamos creando.

Adriano dijo...

grande raul
nuenos sentimientos son esos
animo!

Adriano dijo...

eso se refiere a una generacion entera de diez años, desde lso 80 hasta los 90.
yo tambien he visto esas series por influencia de mi hermana