martes, 25 de mayo de 2010

MONSTRUOS S.A.



Revolviendo mi interior encontré en una esquina aburrido al Mr. Hyde que todos llevamos dentro. Me dio, la verdad lastimilla el "pobriño" estaba sentado en una esquina de mi consciencia, cabizbajo y dándole pataditas a retazos sobrados de buenas intenciones.
Me quedé un rato observándolo y fue creciendo en mi una sonrisilla y de pronto le chisté: "shh.. shh.." y mi Mr. Hyde giro la cabeza a todos lados para ver quién lo llamaba y le hablé: "¡Eh tú, "artista" que le he estado dando vueltas y estoy hasta las narices de hacer todo lo que la gente quiere que haga, ser como a todos les gusta que sea, ayudar siempre a los demás sin ayudarme a mi mismo y complacer sin recibir nunca nada a cambio..., y ya estoy hasta las narices. ¡Coge tu antifaz y tu capa negra que nos vamos de parranda sin miramientos esta noche tu y yo!"
Mr. Hyde sorprendido pero a las vez lleno de entusiasmo por su inminente desfogue parrandero cogió su mejor capa, su antifaz más provocador, y se echó uno de esos perfumes caros que él hace años usaba para sus "bacanales nocturnas" y mirando hacia arriba simplemente esa noche SE DEJÓ LLEVAR.

Tardé día y medio en volver a casa pero mi interno Mr. Hyde y yo nos habíamos quitado 10 años de encima, diez años de tragar saliva, de poner sonrisas al que menos se las merece, de saludar y dar palmaditas en las espaldas cuando en verdad le darías un hachazo y tan pancho...

Miré de nuevo hacia adentro... y susurré: "buenas noches Mr. Hyde, descansa y espero verte pronto".

4 comentarios:

A mi manera dijo...

Raúl, no seas malo, deja a Mr. Hyde

A mi manera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
beverlly giles y fracas dijo...

que tiempos!! la "susodicha" está avisada, casi se muere!!!XDDD

Anónimo dijo...

Vamos hermanito, si tu no haces lo que quieres que venga Dios y lo vea, es cierto que hace unos años eras el recadero de todo el mundo, pero ahora, pero de todas formas te quiero un montón.