jueves, 3 de diciembre de 2009

Sólo En Caso de Emergencia.




Y cual anuncio nocturno de teletienda, todos los años por las mismas fechas me repite lo mismo la misma gente: "¿Y tú, qué vas a hacer este puente?" Y llevo ya 5 años repitiendo lo mismo...: "¡Aaahhh, Será genial! ¡ Qué bien lo vamos a pasar!"

Madre mía, la misma gente que me conocen de siempre, y algunos de nuevas, pero saben que llevo 5 años currando el mismo Pub. Y, que al igual que todos los que curran en pubs, bares, restaurantes, hoteles u otros enclaves del mundillo de la hostelería, curramos para que "TU" estés de fiestuki y te bebas los tercios freskitos y los gines en su punto de hechura.

Así que para mí y el resto de camareros; los puentes no existen, solo son como cuando el que golpeaba el tambor en los barcos de esclavos romanos, aligeraba el ritmo para entrar en combate. Eso son los puentes un ritmo de navegación de combate, no vale la huida, solo la lucha frontal.

Escribo hoy con una cierta aureola de negatividad autoimpuesta, ya que últimamente, la luz no se deja ver al fondo del túnel. Cuando parece que estás llegando ya a la salida del frío túnel, viene otra tromba de agua helada que te devuelve a la cruda realidad, y agachas la cabeza, aprietas los dientes y te autocompadeces de ti mismo mientras sigues viendo la gente al otro lado del cristal.

Algo ejemplar saco de todo esto; cada vez mira más y más hacía abajo antes de quejarme y quejarme de lo difícil que es tirar hacía arriba... porque , como sobre todo estos días se puede ver por mi pueblo, hay inmigrantes y gente mucho más necesitada que se desesperan por hacer algo para ganar cualquier miseria y seguir con su día a día.

Concluyo deseándoos a todos
un Feliz puente de La Constitución y de La Inmaculada.



Nota: hasta el martes por la noche no vuelvo a ser YO.

2 comentarios:

Lenmelon dijo...

Yo, cual guiri a 2000 km de su patria, tampoco tengo puente...¿puedo ser tu amiga?

El_Rafa dijo...

El puente tiene tres ojos
yo tengo dos solamente.
Aunque si cuento el del culo
ya tengo tres, como el puente.