lunes, 28 de septiembre de 2009

RAPHAEL TOMA DROGAS!!!!


En mi arcón de los grandiosos recuerdos de mi vida, estará el de las 3h y 15 mins. de conciertazo que se tiró Raphael en Málaga el pasado jueves.
Fue caro (eso es subjetivo, depende del grado de "fan" que seas), costó atinar con el enclave estratégico del concierto (había imprimido un planico de los de "vía michelin" y me llevó al lado totalmente opuesto de Málaga), me perdí un ratíco de noche de feria (no importa porque hubiera estado trabajando en el pub igualmente), pero, a pesar de todo eso, MERECIÓ LA PENA.

Llegué sobre las 3:30 p.m. al enclave, junto a un centro comercial de las afueras de Málaga, estaba famélico, y con muy mala leche encima por haber estado dando vueltas por Málaga al tum tum (mala leche que se me pasó en 10 segundos) y cual buen europeo seguidor de una buena dieta mediterranea, me fui con mi compañero de aventura y copiloto de "chichinabooorrr" a un McDonald's que había al lado (enfrente a unos 200 m también había un Burguer King, pero mi copiloto prefirió las payasadas en colores a los desvaríos de la monarquía). Pedimos unas hamburguesas de las más caras, ilusos nosotros al pensar que McDonald's caro era sinónimo de grande así que después de la primera clavada..tuvimos que seguir pidiendo hamburguesas de esas que venden ahora a 1 € hasta inflarnos.
Y a partir de ahí ya fue toda la tarde andurrear y andurrear por el centro comercial esperando que llegara la hora de la apertura de puertas.
Estábamos aplomados por el viaje y el atiborraje de vitaminas saludables que nos habíamos metido en la comida..y nos metimos dentro del coche a echar la siesta (copón que calor y que incomodidad) antes ya habíamos ido un ratico a inspeccionar el pabellón del concierto y a ver algo de las pruebas de sonido (era super cachondo porque sonorizaban a Raphael con temillas de Michael Jackson, menuda combinación).
Nos desperezamos, estiramos y nos pusimos el traje de gala después del incómodo coche, y nos fuimos de cafés, loterías primitivas y, una vez ubicada la entrada, y echado algunas fotos de los alrededores del pabellón (nos sentamos enfrente a comernos, esta vez si, unos güenos bocadillos de HIPERMERCADOS GÓNGORA.

La entrada estuvo muy cachonda porque allí no se enteraba nadie por donde había que entrar ni como, ni que cosas se podían pasar ni ná de ná. Incluso un bajito de bigote que había olvidado su pase de prensa, como yo estaba el primero de la cola y vestido totalmente de negro raphaeliano, me pidió permiso para pasar y le contesté muy serio: "¡pasa!" (que lastima me dio del hombre al ver como lo cogían dentro los de seguridad y le echaban la bronca, jijijiji)

Una vez dentro... lo primero fue buscar cerveza fresquita y "barata" que vendían justo al entrar y sentarnos a esperar y ver como se llenaba el palacio de los deportes en 20 mins.

Llegó la hora..y bufff..bufff...que os voy a contar..3 horas indescriptibles... el tío sacó lo mejor de sí. Risas, llantos, vueltas, gestos, gritos, Raphael en estado puro, y tocó lo mejor de lo mejor de su repertorio. Los músicos, sobre todo el piano, espectaculares, y las pantallazas y la puesta en escena impresionantes... amorticé totalmente la entrada porque estaba que se me salía el alma.

Son grandes pasos que das en la vida; tu primera espinilla, tu primer bocata de sardinas en aceite, tu primer cartuchico de castañas calientes, y ahora esto, el concierto de Raphael.

Quedará en un gran hueco del disco duro de mis recuerdos para siempre.


3 comentarios:

CINEXIM dijo...

Soy Raphaeliano, pero no hasta el punto de ir a un concierto suyo. Me alegro que te gustase. En el concierto de Madonna el precio de la cerveza era un atraco a mano armada en toda regla!!!

Un saludo!!!

Ángel Raúl dijo...

Plataforma anti precios abusivos de las bebidas a base de cebada malteada y lúpulo en los conciertos...


ÚNETE, NO NOS MIRES; ÚNETEEE!!!!

Lenmelon dijo...

¡Por fiiiiin!
Estaba esperando esta cronicaza de un conciertazo...

Y ¡que viva Raphael!